• Enero
  • /
  • Febrero
  • /
  • Marzo
  • /
  • Abril
  • /
  • Mayo
  • /
  • Junio
  • /
  • Julio
  • /
  • Agosto
  • /
  • Septiembre
  • /
  • Octubre
  • /
  • Noviembre
  • /
  • Diciembre

  • 27
    Jun
    2018

    Los efectos del sol en nuestra piel en verano

    El sol es muy bueno para nuestra salud aunque también es el responsable de daños irreparables en nuestra piel si se toma en exceso.  Por eso es importante encontrar el perfecto equilibrio entre sus efectos beneficiosos y los perjudiciales.

    Durante el verano inevitablemente estamos más expuestos al sol.  Y aunque por una parte es muy beneficioso para nuestra salud (el sol es fuente de Vitamina D3, que influye en la absorción del calcio y fosfatos de nuestros huesos), por otra los rayos UVA y UVB, que son los responsables del bronceado,  también lo son de daños irreparables en nuestra piel ya que provocan alteraciones del ADN que pueden derivar en cáncer cutáneo.   Por eso es muy importante saber cómo cuidarnos para evitar males mayores. La Dra. Mª Dolores Iñiguez, especialista en dermatología de Clínica Creu Blanca nos explica los efectos que tiene el sol en nuestra piel y cómo protegernos.

    Radiaciones solares

    El espectro solar se compone de rayos gamma, X, UVC, UVB, UVA, R. invisible e R. infrarroja.  En una hora de exposición solar recibimos un 95% de rayos UVA y un 5% de rayos UVB por cm de piel.  Las radiaciones UVA y UVB pueden provocar alteraciones del ADN, causantes del  cáncer de piel.  Hay varios factores que influyen en la intensidad de la radiación que percibimos: la latitud (mayor cuanto más cerca del ecuador), altitud, estación del año, hora, climatología, contaminación existente (ya que esta actúa como un filtro). Además también tenemos que tener en cuenta que no sólo recibimos la  radiación directa sino también la reflejada, como por ejemplo  en la arena o en el agua.

    Fotoprotectores: filtros solares

    El uso de protectores es necesario para obtener un bronceado progresivo, seguro y duradero.  En los fotoprotectores podemos encontrar dos tipos de filtros: los químicos y los físicos.  Los filtros químicos actúan por absorción de la radiación ultravioleta. Los físicos en cambio actúan por reflexión de la luz.  Sea cual sea nuestro índice de protección solar (determinado por la reacción de nuestra piel ante la exposición solar)  se recomienda una nueva aplicación de protección solar cada dos horas.

    Ocho pasos para una exposición solar más sana

    • Evitar la exposición solar de 10h a 15h.
    • Aplicar protector solar con un FPS mínimo de 15, media hora antes de la exposición al sol.
    • No utilizar protectores en niños menores de 6 meses y evitar el exceso de exposición solar en niños menores de 3 años.
    • Utilizar sombrero
    • Utilizar gafas de sol
    • Cubrirse con ropa ligera
    • Evitar el bronceado artificial
    • Autoexaminarse la piel regularmente
    creublanca

    www.creu-blanca.es